Apoyo a la investigación

Nicaragua Sugar (NSEL), propietaria del Ingenio San Antonio (ISA), ha prestado su total colaboración a la investigación científica que realizan instituciones de prestigio, dando acceso irrestricto a las instalaciones del Ingenio, abriendo sus archivos y proporcionando toda la información de que dispone.

Al día de hoy, la investigación más completa que se ha realizado es la que viene haciendo en Nicaragua desde hace un par de años la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston, la que en su Informe del 30 de Agosto de 2010, titulado EVALUACION DE HIGIENE INDUSTRIAL/ SALUD OCUPACIONAL: Evaluando Peligros Potenciales Asociados con Químicos y Prácticas de Trabajo en El Ingenio San Antonio (Chichigalpa, Nicaragua), expresó: “(…) Hemos concluido que ninguna de las prácticas laborales o ninguno de los químicos usados por el ISA son causas generalmente aceptadas de IRC. Esta conclusión no descarta la posibilidad de que uno o más de estos agentes puedan de hecho causar IRC, pero nuevo conocimiento científico y nueva comprensión científica serán necesarios para establecer si existe de hecho algún vínculo. (…)” (http://www.cao-ombudsman.org/documents/FINALIHReport-AUG302010-SPANISH.pdf)

Tres informes posteriores de la Universidad de Boston reflejan que no existe ninguna evidencia científica actual que vincule los agroquímicos utilizados en el cultivo de la caña de azúcar y la enfermedad renal. No obstante, se siguen haciendo estudios para continuar investigando las causas de la enfermedad

Científicos de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston y de la Universidad de Harvard están realizando un estudio genético con enfermos renales ex trabajadores temporales de la empresa y sus familiares para determinar posibles cargas genéticas asociadas al problema renal.

El estudio se encuentra en una fase intermedia y hasta la fecha no hay información conclusiva, sin embargo se ha aprendido que hay susceptibilidad en algún gen aunque no se ha aislado un gen específico, pero si una región de un cromosoma que nos acerca más a entender que pudiera haber una relación con el problema de la enfermedad renal.En el último trimestre del 2015 inició un estudio a mayor escala con el objetivo de evaluar marcadores de daño renal temprano en niños y niñas de diferentes escuelas en el país.

Por otro lado, la Universidad de Boston y el CDC Atlanta, en Octubre del 2015 iniciaron un estudio a gran escala en Centroamérica para dar seguimiento durante cinco años a trabajadores de diferentes industrias incluyendo trabajadores de la industria de la caña de azúcar con el objetivo de evaluar la influencia del trabajo en la deshidratación y el daño renal.

El objetivo es obtener mediciones repetidas de la exposición al calor y agroquímicos (exposición/dosis), depleción de volumen y daño muscular (efecto temprano), daño tubular (daño renal agudo subclínico) a intervalos de 6 meses en un período de 30 meses (6 rondas).

Simultáneamente también se explorará el papel potencial del consumo de alcohol, uso de medicamentos, dieta y nutrición. El diseño de este estudio también permitirá explorar hipótesis adicionales tales como la exposición de metales, infección por leptospirosis y el consumo de fructosa.

Para más información sobre este estudio ver —Biomarkers of Kidney Injury Among Nicaraguan Sugarcane Workers.

La Escuela de Medicina de Baylor College en agosto del 2014 inició un proyecto de investigación para determinar si existe asociación entre la enfermedad renal crónica y enfermedades infecciosas como leptospirosis, hantavirus entre otros.

Se tomaron muestras de sangre y orina a 8 trabajadores que en el transcurso del año 2015 han tenido un episodio de fallo renal agudo. Las muestras están congeladas y serán llevadas a procesar a laboratorios en Estados Unidos para identificar la presencia de algún agente infeccioso que este causando el fallo renal agudo.

Hasta la fecha no hay datos conclusivos, sin embargo se han tomado muestras de tejidos y fluidos en más de 350 roedores recolectados en el campo, se han revisado 900 expedientes clínicos de casos de enfermos renales y se están estudiando 72 pacientes a quienes se les han tomado muestras de orina, sangre, haciendo también un análisis detallado de su historia médica, condiciones de trabajo y condiciones de su hábitat. Todas estas muestras están siendo procesadas y analizadas en laboratorios en Estados Unidos.

Para más información sobre estos estudios ver —Mesoamerican nephropathy: a neglected tropical disease with an infectious etiology?

 

Anuncios