Revista Fortune reconoce labor de doña Vivian Pellas en APROQUEN

FOTO DOñA VIVIAN

Fortune, revista global de negocios publicada por la corporación editorial Time Inc, publicó un artículo sobre el decisivo rol de doña Vivian Pellas al frente de la Asociación Pro Niños Quemados de Nicaragua (APROQUEN) y los beneficios que esta benemérita institución ha brindado a cientos de miles de víctimas de quemaduras.

“Viendo a Vivian Pellas, uno nunca imaginaría que sufrió graves quemaduras y fracturas de huesos, y que apenas logró sobrevivir. Luce radiante y muy sonriente cuando se acerca a saludar con un apretón de manos, aunque porta un guante que cubre las cicatrices de las quemaduras que sufrió en un accidente aéreo hace 25 años”, dice la periodista Preetisha Sen en su artículo titulado Sobrevivió a un accidente de aviación. Actualmente está revolucionando la atención médica en Nicaragua”.

“Yo fui un paciente, de manera que veo la otra cara de la moneda. Las quemaduras son una causa olvidada. Podemos ser una voz para las víctimas de quemaduras en el mundo”, explicó doña Vivian a Fortune.

La revista entrevistó al doctor Patrick Byrne, Director de la División de Cirugía Plástica Facial y Reconstructiva en la Universidad Johns Hopkins, para conocer su experiencia en casi una década de colaboración con APROQUEN.

“Ella ha desarrollado una organización que es capaz de hacer las cosas, y esa es realmente la clave, poder inspirar a otros a que se unan. En mi experiencia, esto es bastante único”, expresó el doctor Byrne.

Sobrevivió a un accidente de aviación. Actualmente está revolucionando la atención médica en Nicaragua.

Después de lograr escapar de milagro de los restos del avión, Vivian Pellas está tratando de revolucionar la atención médica para las víctimas de quemaduras en los países en desarrollo.

Viendo a Vivian Pellas, uno nunca imaginaría que sufrió graves quemaduras y fracturas de huesos, y que apenas logró sobrevivir. Luce radiante y muy sonriente cuando se acerca a saludar con un apretón de manos, aunque porta un guante que cubre las cicatrices de las quemaduras que sufrió en un accidente aéreo hace 25 años.

Pellas fue uno de los diez sobrevivientes, incluyendo a su esposo, del vuelo de Boeing 727 que se estrelló en las montañas de Honduras en 1989, en el que fallecieron 149 pasajeros.

Pero eso fue sólo el comienzo de su calvario. Las lesiones de Pellas eran demasiado graves para ser tratadas en los hospitales locales en Nicaragua, donde vivía, de manera que tuvo que viajar a diversas partes del mundo para poder ser atendida por varios médicos y especialistas. El camino hacia la recuperación fue muy doloroso: con 62 fracturas y quemaduras en todo el cuerpo, Pellas fue trasladada a cinco diferentes hospitales para recibir cirugías, teniendo que aguantar largos y accidentados viajes en auto por caminos montañosos.

Cuando finalmente se recuperó, Pellas se sintió inspirada en hacer el proceso más manejable para las víctimas de quemaduras. Si bien esto no suele ser un problema en los países de ingresos altos, según la Organización Mundial de la Salud es una situación muy seria en muchas naciones de bajos y medianos ingresos, como Nicaragua.

La OMS estima que cerca de 200.000 personas en el mundo mueren en incendios cada año, mientras que otros 70.000 perecen por otros tipos de quemaduras.

Pellas sabía, sin embargo, que son pocos los nicaragüenses que pueden pagar las muchas cirugías, cuidados de rehabilitación y tratamientos psicológicos que normalmente se requieren para recuperarse completamente de este tipo de lesiones. Así que, en base a su propia experiencia, creó un centro para quemados de vanguardia, donde los servicios no tienen costo alguno.

“Le prometí a Dios que dado que mi esposo y yo resultamos quemados, lo haría de manera gratuita para los niños desfavorecidos”, dijo Pellas.

Dos años después del accidente de avión, Pellas abrió su clínica, la Asociación Pro Niños Quemados de Nicaragua (APROQUEN), en Managua, Nicaragua.

Con una amplia gama de profesionales, desde diseñadores de mangas de revestimiento para quemaduras hasta terapeutas de rehabilitación que ayudan a los pacientes a recuperar las habilidades motoras, APROQUEN ofrece servicios adicionales de salud a niños que van más allá de los tratamientos por quemaduras, como es el caso de las operaciones de labio y paladar hendido.

“Yo fui un paciente, de manera que veo la otra cara de la moneda”, dice Pellas. “Las quemaduras son una causa olvidada. Podemos ser una voz para las víctimas de quemaduras en el mundo”.

APROQUEN se ha asociado con varios médicos estadounidenses que asesoran y ayudan a capacitar al personal de la clínica, incluyendo a Patrick Byrne, director de la división de cirugía plástica facial y reconstructiva en la Universidad Johns Hopkins, quien ha trabajado con Pellas durante casi una década.

“Ella ha desarrollado una organización que es capaz de hacer las cosas, y esa es realmente la clave, poder inspirar a otros a que se unan”, dice Byrne. “En mi experiencia, esto es bastante único”.

El centro es financiado por varios donantes y patrocinadores, entre ellos su esposo, Carlos Pellas, presidente del Grupo Pellas, una corporación centroamericana con más de 25 filiales.

Actualmente, mientras cada vez más pacientes acuden a la clínica en busca de tratamientos gratuitos, muchas veces por quemaduras en estufas o por quema de basura, el objetivo de  Pellas es recaudar otros $50 millones en donaciones de fuentes públicas y privadas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s