Carlos Pellas Chamorro: Innovación y Compromiso

 

“Nuestro grupo ha sorteado exitosamente todo tipo de crisis. Parte del secreto ha sido mantener los mismos principios éticos y valores”, aseguró Carlos Pellas Chamorro.

Carlos Pellas, destacado empresario nicaragüense, asumió la presidencia de la junta directiva del Grupo Pellas tres décadas atrás, a inicios del decenio de los 80, la época más convulsa y compleja para la región y sus empresarios, ya que se vio inmersa en sangrientos y prolongados conflictos bélicos.

Bajo su liderazgo corporativo, Nicaragua Sugar Estates Limited, propietaria del ingenio San Antonio, se transformó en un complejo agro energético que produce azúcar, energía y etanol. Hoy, este ingenio fundado 120 años atrás, es líder en la exportación de etanol de Centroamérica.

Pero su toque innovador y su compromiso de responsabilidad social se observa también en más de 15 empresas que son parte del grupo corporativo Pellas. En Compañía Licorera, donde se produce el famoso y premiado Ron Flor de Caña, funciona desde el 2003 un biodigestor cuyo resultado final es evitar una emisión anual de más de 120.000 toneladas de dióxido de carbono, una hazaña medio ambiental, ya que equivale a que cerca de 21.818 vehículos salgan de circulación anualmente.

En términos corporativos, a su vez, el liderazgo de Carlos Pellas Chamorro se traduce en una acelerada y exitosa expansión de los negocios en Nicaragua, en Centroamérica y en países de América del Sur, en el sector financiero, real estate, tarjetas de crédito, agropecuario y telecomunicaciones, entre otros. Antes de la crisis financiera mundial, se estimaba que el Grupo Corporativo Pellas era una fuente de empleo directo para más de 125.000 personas en toda Centroamérica y representaba US$8.000 millones en activos.

A la par de los negocios, Carlos Pellas Chamorro, sobreviviente de uno de los más gravea accidentes aéreos en la región junto a su esposa, Vivian, viene emprendiendo un sobresaliente programa de responsabilidad corporativa que beneficia a colaboradores, comunidades donde actúa el Grupo Pellas, al medio ambiente y a la sociedad en general.

Carlos Pellas Chamorro, quien ha confesado a E&N en varias oportunidades que su mayor legado es social, ha sido destacado por tercera ocasión consecutiva entre los Empresarios Más Admirados de Centroamérica, de acuerdo con el sondeo anual de Estrategia & Negocios entre hombres y mujeres de negocios de la región.

En esta entrevista concedida vía correo electrónico, Carlos Pellas Chamorro hace un análisis oportuno, a profundidad, de la crisis mundial, los efectos en nuestros países y sociedades y sobre el papel que debe jugar el empresariado regional junto a los gobiernos y la sociedad civil.

¿Qué enseñanza le dejó a usted como hombre de empresa las circunstancias que haya tenido que enfrentar?

Nuestro grupo ha sorteado exitosamente todo tipo de crisis. Parte del secreto ha sido mantener los mismos principios éticos y valores compartidos en toda la organización y al mismo tiempo adaptarse a tiempos cambiantes. Es un balance no siempre fácil pero absolutamente necesario.

¿Cuáles son las tres (o más) estrategias centrales que ha adoptado en su compañía a raíz de la crisis, para enfrentar el impacto?, ¿Qué tipo de resultados consiguió con ellas?

Desde mucho antes de esta última crisis hemos procurado mantener excelencia de clase mundial en todo lo que hacemos, promoviendo la innovación continua, el liderazgo de mercado y la responsabilidad social corporativa. Hemos buscado compaginar la solidez financiera con la responsabilidad con nuestros colaboradores y la responsabilidad social y ambiental con nuestras comunidades. Obviamente que la crisis nos afectó en algunos negocios pero salimos de ella mucho mejor que empresas líderes en otros países. El oportunismo a la larga es muy costoso.

¿Cómo visualiza el año que comienza para el grupo empresarial y los sectores en los que participa?

Decía el economista John Keynes que sus colegas hacen pronósticos para hacer quedar bien a los astrólogos. Obviamente que la situación se vislumbra mejor que hace un año pero existen todavía muchos problemas no resueltos tanto en la región como a escala mundial.

¿Hacia dónde enfocará este año las principales estrategias de su negocio: ampliar mercados, invertir en tecnología, incorporar innovaciones, invertir en recursos humanos, mejorar la estructura financiera, etc?

No esperamos cambios en nuestra estrategia general aunque las tácticas varíen de sector a sector. La constante innovación es un elemento central en nuestra cultura y forzosamente nos lleva a cuestionar nuestras operaciones y probar nuevos modelos aunque nunca comprometiendo nuestros valores centrales. Obviamente la calidad de los recursos humanos de una empresa y el apoyo que reciban para experimentar es crucial. El presidente de Apple Inc., Steve Jobs, decía que cuando introdujo el Mac sus competidores gastaban más de cien veces en investigación pero sus estructuras bloqueaban el ingenio. Desarrollar una cultura innovadora es un reto que toma tiempo pero ayuda a enfrentar cualquier situación.

¿Cómo observa el entorno económico y político de su país y los de la región donde participan sus empresas?, ¿se podría esperar un 2010 con crecimiento, con mayor volumen de negocios y generación de empleo?

Cada país y sector tendrán su propia dinámica pero siempre habrá muchas oportunidades. Alguien dijo que muchos no ven las oportunidades porque vienen disfrazadas de trabajo.

Un dato generalizado este año en toda la región ha sido el anuncio de reformas fiscales, con las que cada gobierno busca estabilizar las cuentas del Estado: ¿qué piensa al respecto?, ¿considera que puede ayudar a una mayor estabilidad macroeconómica?, ¿impactará en el desarrollo de sus negocios y en las utilidades?

Las reglas del juego claras son importantes para un buen clima de negocios. El problema surge cuando estas reglas se cambian con demasiada frecuencia por la incertidumbre que generan. En algunos países hemos visto sectores enteros paralizados por impuestos mal pensados que a veces han tenido que reformarse. Son tantas las reformas con reglamentos a veces contradictorios que a menudo nadie sabe cuál aplica. Los gobiernos debieran de tratar de consensuar de la mejor manera posible las reformas fiscales con el sector privado ya que sobre este recae la responsabilidad fundamental de la actividad económica y de la generación de empleos.

¿El empresariado se opone a pagar más impuestos o desconfía de la gestión que los gobiernos están haciendo de los recursos públicos? ¿Qué deberían hacer los gobiernos para hacer más eficiente la ejecución del gasto?

No creo que nadie disfrute de pagar impuestos pero con frecuencia el problema en nuestros países no es el monto de los impuestos como la complejidad de la estructura impositiva. Necesitamos un sistema impositivo mucho más sencillo y estable para atraer inversiones. Sé que en algunos países se está discutiendo el flat tax o impuesto único que ha dado buenos resultados primero en Estonia y ahora en la misma Rusia. Sin llegar a este extremo, hay mucho que admirar de un sistema bastante más simple que la telaraña impositiva que tenemos.

Cada vez está más arraigado en el acervo empresarial centroamericano el ejercicio de las políticas de responsabilidad empresarial. ¿Cree ud. que están bien encaminadas? ¿Qué se está haciendo todo lo que se pudiera?, ¿Qué están abordando todas las áreas que las RSE pueden  y deben cubrir?

El tema de responsabilidad social corporativa es central para nuestro Grupo. El reto es integrar la RSC a nuestra estrategia de negocios para que sea un pilar y no una acción filantrópica intermitente.  Nuestra estrategia incluye sostenibilidad financiera, responsabilidad con nuestros colaboradores y responsabilidad social ambiental.  Tiene que ser una estrategia que ayude a mejorar la calidad de vida de nuestro personal, de sus familias y de nuestra comunidad. Queremos una estrategia que nos identifique no sólo como empresarios exitosos, sino como personas que han hecho una diferencia marcada y positiva en la sociedad.

El diálogo, el consenso y la concertación de intereses se volvieron parte de un camino imprescindible para las democracias de la región… ¿cómo podrían los empresarios participar de esta dinámica y contribuir a que se concreten?

El empresario por naturaleza es propenso al diálogo. Lo practica al interior de sus empresas a través de las mejoras en el clima organizacional, negociando los convenios colectivos con los sindicatos o estimulando la participación de los colaboradores para impulsar las prácticas de innovación.

En un ámbito más general, defendemos el principio de que es a través del diálogo y la negociación que se pueden y deben encontrar soluciones a los problemas planteados, sean estos de orden económico, político o social.

La construcción democrática en Centroamérica, que no ha sido fácil, ha exigido precisamente una enorme dosis de diálogo aún en circunstancias en que parecía imposible dado los antagonismos que se crean en el marco de conflictos armados.

Ahora bien, el camino democrático está lleno de escollos y siempre será necesario que haya diálogo entre los actores para poder resolverlos.

Los empresarios apostamos a eso y lo estimulamos por medio de nuestras relaciones con los liderazgos nacionales; dialogamos también con los gobiernos sobre asuntos de interés, no importándonos la ideología que tengan y si nos simpatizan o no. No nos involucramos directamente cuando son problemas que no se inscriben en el ámbito estricto de nuestras competencias.

En particular, el caso Honduras, y ahora probablemente lo que empieza a vivirse en Nicaragua, ha dado señales de que la democracia en la región aún tiene partes muy sensibles. ¿Los sistemas políticos de Centroamérica son fuente de preocupación para el empresariado?, ¿qué necesitan nuestras democracias para resolver las tensiones internas que se están haciendo evidentes? ¿Es un problema de liderazgos, de leyes, de moral?

La solución está en profundizar la consolidación institucional, lo que también incluye a los partidos políticos que a mi juicio deben modernizarse.  Por supuesto las situaciones no son las mismas en todos los países ya que algunos van más adelante que otros, pero todavía queda mucho camino por recorrer.

¿Cree usted que los empresarios deberían entrar más abiertamente a participar de la actividad política partidaria?

Probablemente depende de las situaciones que se presenten cada país. Tenemos ejemplos recientes en América Latina de líderes empresariales que se han transformado en líderes políticos, tal es el caso de Ricardo Martinelli en Panamá o de Sebastián Piñeira, presidente electo de Chile.

No hay una receta en cuanto a esto si no que está ligado a vocaciones personales y a ventanas de oportunidad.

Se siente a gusto con las sociedades que tenemos en nuestros países?,  ¿cómo sueña que deberían ser o hacia dónde deberían evolucionar para garantizar que sean sociedades sostenibles desde lo económico, político y ambiental?

Nunca podemos estar a gusto cuando existe tanta miseria, tanto daño ambiental, tanta corrupción y tanta inequidad. Como grupo empresarial podemos hacer nuestra parte pero resolver los problemas necesitará del concurso de todos.

¿Cuánto de participación de Estado y cuánto de mercado deberían tener estas sociedades para alcanzar un desarrollo sostenible?

Creo que es un falso debate discutir cuánto debe de ser la participación del Estado y cuanto la del mercado en nuestras sociedades. Ambos tienen roles importantes y diferenciados que no compiten entre sí.

El rol del Estado es como ente regulador y normativo a la vez que juega un papel importante para garantizar los equilibrios macroeconómicos y en materia de inversiones en infraestructura productiva y social. El papel del Estado como agente económico ya fue desvirtuado por la historia.

Walk  The Talk

¿Cuáles son las experiencias empresariales-personales que han marcado su vida y sirvieron para construirlo como persona y como hombre de negocios?

Creo que como líderes lo más importante es walk the talk. Nuestro actuar debe ser consistente con nuestro predicar. Tanto mi esposa como yo estuvimos al borde de la muerte. Este evento marcó nuestras vidas y hemos logrado comprender que Dios nos dejó en este mundo para utilizar nuestros medios económicos no sólo para nuestro beneficio, sino también para el de la gente que nos rodea.

¿Cuáles son las principales ideas y pensamientos que ha ido construyendo a lo largo de su vida empresarial y profesional que desea legar como herencia a sus herederos, a sus colaboradores, a la sociedad de la que participa?

El culto a la excelencia, una cultura de innovación en las empresas del grupo y nuestras inversiones en RSE.

No me canso de repetir que tan importante como el éxito empresarial son las inversiones que estamos haciendo directamente y a través de aliados estratégicos, para transformar la sociedad y proteger el medioambiente. Esto último será nuestro verdadero legado a las generaciones futuras.

Estrategia y Negocios

http://www.estrategiaynegocios.net/revista/Default.aspx?option=331 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s