Nicaragua: Carlos Pellas y el compromiso social del Grupo Pellas

“Hay que apostar por la Responsabilidad Social”

El apoyo a proyectos sociales debe verse como una inversión y no como un gasto, garantizar el futuro de la juventud y la niñez es un compromiso que debe asumir la empresa privada en Nicaragua, es la opinión del señor Carlos Pellas, Presidente Ejecutivo del Grupo Pellas

Jenny Muñoz Cortedano

¿Qué significado tiene para usted como empresario y como persona apoyar una causa como la de Aproquen?

Como empresario, he sentido la gran satisfacción al ver que la inversión social que hacemos apoyando a Aproquen, ha tenido un enorme rédito al reinsertar a miles de miles de niños en nuestra sociedad.  Además, me siento sumamente orgulloso al ver que el modelo de atención integral al niño quemado, desarrollado por Aproquen, ha sido reconocido a nivel internacional como el modelo a seguir. La contribución de esta Asociación a las otras fundaciones de Centroamérica, que se enfocan en los niños quemados, es otra razón de orgullo, ya que no sólo se está haciendo la diferencia en Nicaragua sino también en nuestros países hermanos.

Como ser humano, tiene una connotación particular muy especial, por el hecho de ser un sobreviviente,  junto con mi esposa quien es el alma y vida de Aproquen, de un trágico accidente en el que ambos sufrimos graves quemaduras. El accidente que Dios puso en nuestro camino se transformó en la magnífica obra de amor y solidaridad que Aproquen realiza por los niños quemados.

En estos momentos que aún se habla de crisis mundial, las obras altruistas como la que desarrolla Aproquen, podrían dejar de percibir ayuda de parte de la empresa privada ¿Qué opina usted de esto? ¿Cuál es su posición como empresario?

Desafortunadamente, a veces los empresarios confundimos gasto con inversión. Nosotros vemos nuestras contribuciones a causas como Aproquen, como una inversión en nuestra juventud y no como un gasto. 

Si redujéramos nuestra inversión social estaríamos disminuyendo la inversión en nuestra gente, en nuestro medioambiente y en nuestras comunidades. Una labor como la que realiza Aproquen, no puede tener tiempos de espera ni verse sometida a los vaivenes de las crisis cíclicas que afectan la economía internacional.

Los niños siguen quemándose con la misma frecuencia y con la misma gravedad que antes de la crisis, por lo que nuestro apoyo no puede diferirse. Invito a mis colegas empresarios no sólo a no disminuir nuestras inversiones sociales por causa de la crisis, sino a mantener sus ritmos de crecimiento para que los sectores más desprotegidos no se vean doblemente afectados.

La visión humanista que sustenta el compromiso social—empresarial debe tener una dimensión de perennidad en las acciones y proyectos que ejecutamos.

“Los grandes nunca entienden nada por sí mismos y es agotador para los niños tener que darles explicaciones”, a veces creemos que las personas mayores tenemos siempre la razón, esta frase de la obra El Principito, critica esa falta de visión de los adultos, usted apoya a una Asociación que le da esperanzas y devuelve la vida a miles de niños. ¿Cuál es la mejor lección que ha aprendido de ellos?

Una de las cosas que más me conmueve en la labor de Aproquen, es ver como el sufrimiento y el dolor se transforman en alegría y esperanza.

Sentirse interpelado por el drama humano, efectivamente no debería requerir muchas explicaciones. Quizás la lección más importante sea estar consciente que contribuir a mitigar la tragedia y el sufrimiento no es ni difícil ni complicado, requiere simplemente de mucha sensibilidad y una gran dosis de voluntad para hacerlo. Esta es una de las mayores exigencias que como cristianos se nos presenta en nuestras vidas.

¿Cuál es el papel que debe jugar la empresa privada en el desarrollo de la sociedad nicaragüense en general?

La empresa privada, por ser un factor fundamental en el funcionamiento de la economía del país, siempre está llamada a jugar un rol importante para el desarrollo de la sociedad. El empresario privado, además de asegurar el buen funcionamiento de sus empresas, debe asumir un claro compromiso de Responsabilidad Social.

Por otra parte, la empresa privada debe propiciar ambientes de diálogo y de consenso a fin de que, con visión de nación, puedan enfrentarse y resolverse los problemas para que estos países de Centroamérica puedan finalmente, tener el desarrollo económico y social que sus habitantes han esperado durante tantos años.

Usted lidera uno de los grupos empresariales más importantes de la región centroamericana, ¿cómo extrapolar la estrategia y valores que usted y su equipo implementan en sus empresas al resto de la sociedad nicaragüense? ¿Qué consejos podría dar?

Debemos  tener valores para poder actuar correctamente como empresarios, y estos valores, son los que nos llevan a asumir un compromiso social con los demás.

Nuestro compromiso con la comunidad y el medioambiente surge de nuestro profundo sentido de justicia social y de nuestro convencimiento que el desarrollo de nuestras comunidades es una condición imperativa para el éxito de nuestras propias organizaciones. En este contexto hemos realizado alianzas con organizaciones sin fines de lucro como Aproquen, persiguiendo obtener un mayor impacto en nuestras inversiones sociales.

Esta estrategia, de apostar fuertemente a la Responsabilidad Social y de hacer alianzas con instituciones como Aproquen, que están haciendo la diferencia en nuestra sociedad, está fundamentada en el principio de que no pueden existir empresas exitosas en sociedades fracasadas. En nuestro país existe un gran movimiento en esa dirección. Muchas empresas se han asociado a uniRSE, asociación que impulsa la implementación de estrategias de Responsabilidad Social como la nuestra.

Recientemente la revista Latin Business Chronicle, de Florida, Estados Unidos, lo ubicó  entre los “100 más poderosos” de la región, ¿qué significado tiene para usted este calificativo, a nivel personal cómo los recibe, qué pasa por su mente, realmente se siente uno de los empresarios más poderosos?

La palabra poderoso tiene una connotación que no me gusta. Prefiero interpretarlo  como que  me reconocen ser una de las 100 personas en América Latina capaz de hacer más cosas por la región: capaz de generar más empleo, contribuir a mejorar la salud y educación de nuestra gente y tratar de encontrar consenso en nuestra sociedad para trabajar en los temas que nos unen y no en los que nos mantiene separados. Yo quiero que mi legado no sea lo exitoso que fui en los negocios sino los cambios, mejoras y transformaciones que logré en nuestra sociedad. En otras palabras si al final de mi vida hice o no la diferencia.

¿Cuál es su visión como empresario en cuanto al rumbo del país y del mundo en general? ¿Qué podemos esperar y cómo podemos prepararnos?

El mundo está tratando de salir de la peor crisis económica que lo haya afectado después de la Gran Depresión de los años 30 del siglo pasado.

En el último trimestre, la crisis en nuestro país se ha agravado, en parte, porque hasta ahora estamos sintiendo todo el impacto de la crisis internacional. Desafortunadamente, debido a nuestra precaria situación presupuestaria, contrario a lo que todos los países desarrollados están haciendo, al invertir sumas gigantescas en paquetes de estímulos, nosotros estamos buscando maneras de cerrar nuestra brecha fiscal. Mi temor es que estas medidas terminen en ser recesivas y reduzcan aún más nuestro crecimiento económico.

Yo quisiera ver que de esta crisis aprendamos a poner fin a los excesos que la provocaron, así como a la avaricia y fiebre especulativa que dominó los mercados internacionales. La forma de crear riqueza es la forma tradicional a través de trabajo duro, ético y con responsabilidad social. Los más afectados por la crisis fueron aquéllos que se habían hecho ricos de la noche a la mañana y que quedaron igualmente pobres en un instante. Como dice el dicho en Estados Unidos “Easy Come Easy Gone” (lo que se gana fácil, se pierde fácil).

Las responsabilidades de los que habitamos actualmente este mundo es mayúscula con relación a las nuevas generaciones. ¿Qué acciones desarrollar para heredar un mejor mañana?

Lo primero que tenemos que hacer es dejar de ver a nuestro planeta como una herencia de nuestros padres y empezarlo a ver como un préstamo de nuestros hijos. La fragilidad de nuestro ecosistema es grande. Si continuamos actuando de la manera irresponsable como lo hemos venido haciendo, nuestros hijos nos culparan por entregarles un planeta terminalmente enfermo.

Es fundamental concienciar a nuestra sociedad sobre el impacto de nuestras acciones en el futuro de nuestros hijos.

Visión humanista

“Nuestro compromiso con la comunidad y el medioambiente surge de nuestro profundo sentido de justicia social y nuestro convencimiento que el desarrollo de nuestras comunidades es una condición imperativa para el éxito de nuestras propias organizaciones”, expresa  el señor Carlos Pellas.

Fuente: Diario La Prensa

Más información en http://www.laprensa.com.ni/enlaces/aproquen/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s